A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

miércoles, 22 de marzo de 2017

Manantiales de Armonías: Soledad... No te tengo miedo...

Manantiales de Armonías: Soledad... No te tengo miedo...: Cuando una persona como yo, de repente se queda ¨sola¨en su espacio, en su casa, sin pareja ni hijos, puede que muchos se cuestionen ...

Soledad... No te tengo miedo...



Cuando una persona como yo, de repente se queda ¨sola¨en su espacio, en su casa, sin pareja ni hijos, puede que muchos se cuestionen o le cuestionen si se siente sola...

En estos días, una persona me hizo esa pregunta y mi respuesta es:

_ No hay sentimiento de soledad _

_ Al contrario, tengo mucha Paz...

Puede que a la gente le parezca extraño, o si se ¨ponen en los zapatos del otro¨, piensen que ellos no podrían, y puede que sea cierto, pero también lo es, que cada persona es un ¨mundo¨propio y diferente al de los demás. He ahí el significado de diversidad, que tanto escuchamos o leemos en diferentes fuentes o escritos.

Para mi no existe la soledad, en el sentido de la ausencia, no, durante años he ido forjando mi mundo, donde mis libros y yo, hemos conformado un universo mágico, lleno de muchas cosas, de alicientes personales, de ideas, de creaciones o de metas por realizar. Un mundo, en el cual la Oración, forma parte del día a día, donde el haber hecho las cosas desde el amor y la comprensión, te llenan emocional y espiritualmente. Una vida que no está enfocada en lo externo, sino en el interior, en esa alma que me habita, y de la cual mi cuerpo es el receptáculo.

El tiempo pasa inexorablemente, y en lo personal, lo veo correr con una prisa inusitada, para mí no ha terminado el domingo, cuando de repente, como hoy, me dí cuenta que ya estamos a día miércoles...

Lo que sí tengo muy presente son los seres que amo, los que están cerca, los que están lejos, incluso, los que ya no están físicamente en este plano de luz que llamamos Vida. Mi amor de madre, esposa, hija, amiga y hermana, siempre les acompaña, en silencio, con la tranquilidad y la Paz que me inunda, que me llena. Por ello, no hay en mí sentimiento alguno de soledad, al contrario, si fuera posible ver mi alma, se darían cuenta que ella se encuentra en un estado de alegría y de serenidad, quizás propia de las personas, que como yo, han transitado gran parte de su vida, pero sin ser ajena al dolor, del cual conoce casi todas su facetas. 

Pero no me centro, en ello, que sería quizás lo más fácil. Al contrario, trato siempre de compartir esa música que llevo dentro, la alegría del vivir, en Paz, con amor a los míos, a los de la gente que conozco, dándole valor positivo a cada experiencia, incluso aquellas en las que las respuestas puedan parecer altisonantes, pero comprendiendo, que no soy yo, que es algo externo, y aceptando que a veces la gente sólo sabe responder tratando de herir, pero sabiendo que : ¨sólo hiere el que puede, no el que quiere¨...

Cuando entiendes y comprendes las muchas facetas que tiene una ¨misma verdad¨, ya no te sientes parte del problema, quizás incluso, puedas aportar una solución. Pero dejas fluir, danzas a pasos cortos, caminas casi sin darte cuenta, sin ruido, suavemente, y vas dejando el halo de ¨tu perfume de mujer serena¨, donde quiera que vas, sin proponértelo, sin fijarte, sólo siendo tú, de una forma simple y tranquila.

No tienes necesidad de demostrar ¨algo¨, ya no compites con nada ni contra nadie, ese momento de tu vida, pasó hace eones de tiempo, y te sientes tan bien en tu piel, que no necesitas ser otro u otra, no, tu piel te viene bien, te queda perfecta...

Viviendo inmersa en esa especie de Paz emocional y personal, sabes que tu tiempo te pertenece, lo compartes, si así lo decides, o simplemente lo disfrutas a tu manera. Has llegado a una edad, en la que eres dueña de tus actos, de tus decisiones, de tus aciertos y de tus errores, porque ellos han conformado el ser que eres hoy. Aprecias y amas al ser humano que se asoma al espejo de tu habitación, meces tus cabellos y sonríes a la imagen, pues tienen todo un nuevo día para hacer las cosas que quieres, para revisar la agenda que siempre llevas y hacer las anotaciones importantes, de las cosas realizadas y de las que están programadas en los próximas días.

Estás ocupada, aunque la gente, desde el exterior, se pregunte en qué ¨gastas el tiempo¨. Eso amigos, solo te compete a tí, y quizás a tus hijos o a alguna de tus amistades más queridas, al resto, sólo le resta saber que estás como yo: sana, tranquila, en paz emocional y físicamente y con muchos sueños y metas por alcanzar.

Dios nos bendiga cada día de nuestra vida y demos gracias por todo lo bueno que nos acompaña en esta etapa del camino que llamamos Vida.



viernes, 17 de marzo de 2017

Manantiales de Armonías: En la búsqueda de ese Yo tan particular...El mío.....

Manantiales de Armonías: En la búsqueda de ese Yo tan particular...El mío.....: Puede que muchos de nosotros hayamos pasado muchos años en la búsqueda de ese ¨ser especial¨que nos diera felicidad y llenara de aleg...

En la búsqueda de ese Yo tan particular...El mío...



Puede que muchos de nosotros hayamos pasado muchos años en la búsqueda de ese ¨ser especial¨que nos diera felicidad y llenara de alegría nuestro corazón... Posiblemente muchos no lo hayan descubierto, o quizás sí, pero hoy vamos a hablar de este tema, en particular, y darles las señas y dirección exacta, para buscarlo, jajajaja, no es broma, es  muy en serio, jajajaj.

En algún punto más allá de nosotros mismos, puede incluso que creyeran que la felicidad estaba al lado de ¨X¨persona, y seguramente lo fueron durante mucho tiempo, o quizás todavía lo sean, si es así, son grandes afortunados. Si no, no se preocupen, es algo que le pasa a la mayoría de los seres humanos, incluyendo a esta servidora.

Cuando se vive hacia el exterior, se utilizan las señas, que el sistema o la sociedad nos impone: vestir a la moda, utilizar marcas de prestigio, ir a tal o cual peluquería, que es la más demandada en el medio en que nos desenvolvemos, utilizar tal marca de maquillaje, y pare de contar... A esta lista incluyan que los hijos deben estudiar en tal o cual colegio, ir a tal club social y por supuesto practicar deportes, de los que se han llegado a decir, pertenecen a las élites. Tuve un jefe en alguna empresa que dijo una vez:

- Si queréis tener acceso a la gente de ¨poder¨debéis hacer lo que ellos hacen, jueguen Golf o Tenis..._

De hecho algunos compañeros así lo hicieron, y en parte tuvo razón aquel caballero, el desenvolverse en un ¨medio determinado¨les dió la oportunidad de conocer a gente influyente, y progresar en sus respectivas carreras. Pero para ser justos con ellos, pues los aprecio de verdad, también eran personas preparadas y se merecen, cada uno, todas las cosas buenas que les han pasado, pues son personas sanas, amables y gentiles, así como honestos y grandes trabajadores.

Pero no todos tenemos la posibilidad de acceder a ese medio: el Golf, por ejemplo, para ello necesitas hacerte socio de un Club de Golf, tomar clases en alguna escuela especializada, y tener perseverancia...

¿Qué hacer si nosotros no estamos en esa escala social?. ¿Significa acaso que por ser ¨menos ricos¨no podemos acceder a esa felicidad?...

No, para nada, la felicidad, aunque no lo crean, no está allá afuera, muy por el contrario, está en nosotros mismos, y es lo que tardamos más en descubrir, al final de este post, les adjuntaré un cuento de Jorge Bucay, en audio, que les demostrará, el por qué de mi aseveración.

Para mi, hoy en día, la felicidad está en cosas que no tienen que ver con lo exterior, pero no ha sido fácil el llegar a esa sensación, pues tuve que pasar por los distintos estadios, que irremediablemente nos llevan a este último.

1.- Vivir para el exterior: Aquí estamos en una eterna competencia, bien por ser el más inteligente de la clase, el más competitivo en el trabajo, o el más exitoso de todos, incluyendo el que la familia también sea una vitrina de ese éxito.
2.- Pienso luego existo y los demás no: Este estadio se caracteriza por el Ego, pues nos hace pensar, sin ningún tipo de argumento adicional, que nosotros somos la ¨tapa del frasco¨y ¨la última gota de agua del desierto¨. Por supuesto que a este tipo de personas, le importa un comino, el resto del mundo, inclusive la familia, sólo ellos existen, nadie más...
3.- Todo es cuestión de estatus: Si las personas no pertenecen a un cierto nivel, no les interesa, pues no pueden obtener beneficios de esa relación. En este nivel, las personas sólo conectan con personas de su mismo estilo de vida o posición social, por tanto, aquel que no esté en ese nivel, es descartado sin siquiera tomarle en cuenta...
4.- El que está en lucha consigo mismo: En esta etapa encontramos a los grandes ejecutivos de empresas, a este nivel la gente tiene grandes retos que superar, pues el medio laboral es muy exigente. El tener que presentar resultados de forma periódica, hace que estas personas se mantengan en un constante forcejeo, entre lo que realmente quieren y lo que les exige el cargo que tienen, sobre todo porque deben tener ganas, y demostrarlo, de seguir ascendiendo en la espiral cada vez más estrecha de la vida laboral de esa empresa. Muy pocos son los que llegan a ser Vicepresidentes o más...
5.- Me descubro a mi mismo: Un buen día, de repente, sin ton ni son, la persona hace un alto en la vorágine que lo habita y se da cuenta de lo futil que ha sido tanto luchar para logar ese ascenso, y lo que eso ha causado en su propia vida, y ahí descubre que no es feliz, no porque su vida no sea perfecta, sino porque a pesar de todo, no hay felicidad en su corazón, y entonces busca ayuda o aparece ¨un maestro inesperado¨... En mi caso, apareció un libro ¨La Fuerza del Creer¨del Dr. Wayne Dyer, allá por los años 1995... Y mi vida empezó a cambiar...
6.- El mundo espiritual: Este es el estadio en el que la persona cambia radicalmente, cuando descubre su propio Yo, el que le habita. De ahí en adelante, la persona va descubriendo a ese ser humano que es en realidad, y empieza a escuchar lo que su alma tiene que decir al respecto, la persona cambia, deja de buscar en el exterior, algo que sólo está en su interior... Descubre que la felicidad no está en ser ¨un ganador¨, sino en ser él mismo. Se acaba para siempre la lucha por demostrar algo que a nadie le interesa, descubre que sólo creciendo emocionalmente, evolucionando mentalmente, se llega a la felicidad, a ese sentirse pleno, sin necesidad de que nadie llene un vacío que no existe.

Algo más, los maestros empiezan a llegar, en diferentes manifestaciones: personas interesantes con algo que enseñarnos, lecturas o programas de charlas sobre vivencias personales, autores que no conocíamos e incluso descubrimos que detrás de tal o cual persona que admiramos, hay un trabajo emocional y personal de mucho tiempo y ¨querernos llegar a ser como ellos¨, sin competencia, sólo lograr esa paz emocional que los envuelve.

7.-  La paz emocional: Aquí me encuentro yo, les puedo decir sin duda alguna, que no me siento, para nada, en competencia con nadie, ni por nadie... Ya no busco en el exterior, las señales de aceptación o un sí. No, estoy consciente de quien soy, de lo que puedo aportar, de lo que he aprendido y sigo aprendiendo, de mis capacidades y de mis debilidades y trabajo sobre estas ultimas, para transformarlas en fortalezas. 
No celo ni envidio, sé por experiencia personal, que cada uno de los seres humanos que conozco, han transitado un camino, que a veces no es todo lo ¨especial¨que podamos pensar, pero reconozco en ellos su fortaleza, su entereza y su valor.
Ahora sólo quiero mantener mi propio ritmo, seguir evolucionando, emocionarme con las cosas sencillas de la vida, y alejarme de todo aquello que me impulse a un camino que dejé de lado: La competencia... No la quiero en mi vida, para nada.

Por ello hoy, agradecida a Dios y a todas las personas que me han acompañado y que me acompañan, agradezco también a los que en algún momento me han dado su mano, su hombro para llorar, su estímulo para seguir adelante y sobre todo su amor a manos llenas. En mí, hoy en día, hay gratitud, amor y serenidad.

Dios nos bendiga a todos y cada uno, donde quiera que estemos.

Mireya Pérez.


miércoles, 15 de marzo de 2017

Manantiales de Armonías: El Tiempo de Dios es Perfecto....

Manantiales de Armonías: El Tiempo de Dios es Perfecto....: Suelo decir que la Impaciencia tiene nombre de mujer...jajajajaja... No porque seamos impacientes o porque queremos ten...

El Tiempo de Dios es Perfecto....








Suelo decir que la Impaciencia tiene nombre de mujer...jajajajaja...

No porque seamos impacientes o porque queremos tener todo, al momento en que se nos ocurre o pedimos. No, aunque existen mujeres que son así, pero ese es el problema de ellas, no el nuestro, jajajaj.

La impaciencia no es una característica propia o innata del género femenino, no tiene género en realidad, puede existir esta característica en uno u otro bando, dependerá en gran medida, de lo importante o subjetivamente importante que sea, del grado de educación de la persona, de su madurez emocional, e incluso del nivel de ¨hormonas en sangre¨que tengan, jajajaj.

Posiblemente a muchos de ustedes, se les habrá venido a la memoria, situaciones pasadas, en las cuales, una persona determinada habrá actuado o reaccionado con impaciencia ante una palabra, una acción o motivo aparentemente inexistente... Incluso la persona habrá emitido una opinión basada en el calor del momento, simplemente porque se impacientó ante las preguntas o comentarios que le hicieron, y algunos más sensibles, se habrán sentido mal por ello. Pero no se preocupen, hay formas de llevar las cosas a término, sin que corra ¨sangre por el río¨....

Lamentablemente, en la vida, existen personas que actúan como ¨saltapericos¨(una especie de fuegos artificiales, que parecen pequeñas piedras o monedas de a centavo, que se estrellan contra el piso y saltan dando chispazos). No quiere decir que la persona sea mala, no los quiera o no los aguante, no, es que esa persona, en ese momento, tiene algunas preocupaciones, o cosas en la mente que no saben cómo abordar, y en ese momento, ustedes desencadenan, sin querer, algún punto sensible, de ahí su reacción. 

¿Qué hacer en esos casos?... ¡Tener paciencia!...

Tal como lo leen, lo importante, aunque físicamente no puedan poner distancia, sí hacerlo mentalmente, respirar y sentir que el aire entra por nuestras vías respiratorias, y vuelve a salir, si respiran asi un par de veces, a la tercera vez, ya ustedes estarán más calmados, y no sentirán para nada, que les han contestado mal, recuerden siempre el ¨libre albedrío¨, podemos escoger mantener nuestra paz y serenidad, o ir al trapo o toro y meternos en una espiral sin salida. Pues una vez la persona cae en la misma sintonía del otro, que está de mal humor, la situación se escapa de las manos, y no hay vuelta atrás. Pero si somos dueños de nosotros mismos, nos mantenemos calmados, y serenos, la persona, al cabo de unos minutos se calmará, y podrán cambiar de tema de conversación, sin problemas, o se limitarán a escuchar al resto del grupo de personas que se encuentra con ustedes, en ese momento.

La regla primordial en estos casos es: Mantener la calma y la serenidad. Nunca caigan en una discusión, además de ser una pérdida inútil de energías, a veces, no hay garantías de que terminen bien, porque aunque ustedes sí se conocen, no tienen idea de cuál puede ser la respuesta del otro, menos si en ese momento se siente ¨acorralado por las circunstancias o por las personas que le rodean¨. Recuerden siempre que para pelear se necesitan, por lo menos dos, y si ustedes no están por la labor, las aguas volverán a su cauce y la conversación volverá a fluir sin problemas.

Para aquellos que piensan que ¨huir es de cobardes¨, les diré que no están huyendo, sólo tomando una mejor posición en la batalla dialéctica que se está desarrollando, plantar pelea cuando no tenemos todas las cartas en las manos es ir directo al matadero, pero si respiran y se relajan unos segundos, no van a sentir otra cosa más que paz, y en la paz, se pueden lograr acuerdos y llegar a entendimientos, que al calor de una discusión jamás alcanzarían. Sé que hay personas que opinan que aquellos que no pelean son pusilánimes, o que no quieren a la gente, en realidad no se trata de ser o no una cosa u otra, se trata de no perder las formas, ni la educación, y mucho menos en decir cosas, al calor de la pelea, que ni sienten ni sería su estilo hacer o realizar.

Todo en la vida tiene un momento y un lugar, si algo sucede de una forma que no era la esperada, no es motivo para perder la Fe, a lo mejor detrás de esa aparente ¨contrariedad¨aparecen unas oportunidades que ustedes, ni siquiera se habrían planteado de no haber ocurrido ¨tal o cual cosa¨, por ello, siempre ocurre lo que es mejor para cada quien. Yo no tengo la más mínima duda al respecto.

El Tiempo de Dios es Perfecto, no es sólo una hermosa frase para reflexionar, es también, una especie de axioma lingüístico, que nos permite entender que las cosas ocurren, en el momento que debe ser, que las cosas suceden cuando están planteadas por las leyes naturales que las rigen, y que por mucho que presionemos una situación, no vamos a poder obtener un resultado diferente al que se está presentando en ese momento. 

Por ejemplo, la luz del Sol, aparece todo los días a una hora determinada, según la región del planeta en que estemos, la estación del año, o el momento en que el planeta esté haciendo la vuelta al sol en su traslación. Sin embargo, lo único que podemos hacer es ver un amanecer, justo cuando el sol aparece en el horizonte, al este de nuestra posición corporal, pero, aunque nos paremos a las cuatro de la mañana, el sol no adelantará su ritmo, saldrá en el momento en que llegue a la posición visual que nos permite constatar que ha amanecido o está amaneciendo, a las seis o siete de la mañana, dependiendo también de la Latitud Norte o Sur de nuestra posición. El refrán popular dice: ¨No por mucho madrugar amanece más temprano¨... Y es cierta, porque se basa en una observación natural hecha por la experiencia de gente de pueblo, simples y sencillas, cuya sabiduría atemporal ha llegado a nosotros a través del refranero popular.

Por tanto, amigos lectores, lo importante de todo en nuestra vida, está a la mano de todos, pero también está u ocurre, en el momento perfecto y exacto en que deben ocurrir, de la manera maravillosa en que todo ha sido creado, las oportunidades aparecen más de una vez en nuestras vidas, por ello, no se vuelvan locos ni precipitados, ni pierdan la Fe ni la Esperanza, porque algo que querían no se dió... A veces es porque no estábamos preparados o porque no nos convenía, o porque su ¨momento ¨no ha llegado. Por ello, El Tiempo de Dios es Perfecto... Ni un minuto antes, ni un minuto después.

Perseveren en sus sueños, luchen, dibujen sus proyectos o sueños, atrévanse a soñar en colores y en dimensiones, todo, absolutamente todo llegará en el momento preciso, y de la forma perfecta para que sigamos evolucionando y mejorando, como seres humanos que somos.

Dios nos bendiga a todos, cada día de nuestras vidas.

Mireya Pérez




martes, 14 de marzo de 2017

Manantiales de Armonías: Escribir y motivar, no sólo a la lectura, sino a l...

Manantiales de Armonías: Escribir y motivar, no sólo a la lectura, sino a l...: Desde niña me han encantado los cuentos, las moralejas, las tradiciones ancestrales de diferentes culturas, así como todo lo relacionado...

Escribir y motivar, no sólo a la lectura, sino a la imaginación...


Desde niña me han encantado los cuentos, las moralejas, las tradiciones ancestrales de diferentes culturas, así como todo lo relacionado a la imaginación, no sólo de los adultos, sino también de los niños.

Quizás porque tengo esa imagen, en mi memoria, de la niña con ansias de aprender, de leer todo lo que podía, de ir a la biblioteca pública del Parque Arístides Rojas, de mi ciudad natal: Caracas, para estar leyendo un rato, en la quietud armoniosa de la chiquillería, mientras mi hermano menor que yo, cuatro años, hacía desastres y perseguía cuanta máquina o equipo del parque pudiera montar y disfrutar... Muy temprano, en nuestras vidas, comenzaría esa diferenciación entre ambos, uno más introspectivo, mi mundo, y el otro más hacia afuera, el de él.

Me convertiría sin saberlo, en la niña que se quedaba embobada viendo las bibliotecas de las casas de mis amigas, como absorta, ante tantas maravillas, qué lejos estaban en las posibilidades de mis padres, en aquella época de los años 60, tan difíciles para emigrantes que se labraban un porvenir, en la Venezuela, tierra de Gracia, de aquellos años. Pero, gracias a Dios, con el tiempo, el esfuerzo y los estudios, iría convirtiendo mi sueño en realidad, y hoy en día, aunque no he leído todo lo que me habría gustado, sigo disfrutando de ese placer maravilloso que es, poder aprender, viajar con la imaginación, vivir historias apasionantes de seres que, creados o no, compartieron un trozo de la historia de la Humanidad, que a través de las novelas, ensayos y trabajos, he podido disfrutar. Ellos forman parte de mi mundo, de mi memoria, de los enlaces de mis neuronas... jajajaja. Cientos de miles de sinapsis que forman, ese engranaje perfecto que llamamos cerebro.

Por ello, es una satisfacción personal, que alguien que ha leído uno de mis libros, me comentara ayer, la emoción de los niños de su guardería, al completar la lectura del libro Princesa y su Mundo, las aventuras de una perrita mestiza. Editorial Pinguin Random House, que edité el año pasado.

Me comentaba mi amiga lectora, que los niños se fueron enganchando cada día más a su lectura, y que al llegar al momento en que Princesa y su amigo Santiago empiezan a compartir sus juegos y primeras palabras, los niños a su vez, le contaban sus propias experiencias con sus mascotas, ella como educadora de niños de 5 años, había aprovechado para sacar los valores y enseñanzas del libro, esto, para mi, que también fui docente, fue muy significativo, es cierto que el libro tiene muchas cosas interesantes, sobre todo, porque es la perrita la que les habla a los niños, de sus descubrimientos y de sus aprendizajes...

Animada, por mi amiga, les comparto una pequeña parte de este libro, como un simple ¨abreboca¨, jajajaj.

.... La rutina de todos los días comienza cuando se oye el despertador, y mis dueños se levantan, hacen café, levantan a Santiago, si es que no despierta él primero, cosa que hace algunas veces, pero por lo general suele dormir hasta las 7 y media o las ocho, para ese momento, ya ellos están listos para atenderlo, cambiarle el pañal y darle el biberón, pero hoy va a ir por primera vez a la Guardería, yo estoy un poco triste, porque significa que no lo voy a ver en varias horas, pero así es la vida, y los adultos deben trabajar y Santiago empezar en ese sitio, no sé cómo es, pero debe ser un buen sitio, porque si no mis dueños no lo llevarían, lo han puesto muy guapo, con su uniforme que es un overol azul, con su camisita a juego y se ve como un hombrecito, a mi me han acariciado la cabeza, y luego todos se han marchado.
La casa se siente sola, voy de cuarto en cuarto, a la cocina, a la sala, olfateo el ambiente, pero no hay nada extraño, sólo que ya no tengo a Santiago para seguirlo observando y cuidarlo a mi manera tan singular, así que después de tomar un poco de agua, y de comer algo de pienso, he decidido echarme un ratito en mi cojín.
El día se me ha hecho eterno, sólo la llegada de Nana, me ha salvado de ponerme triste, eso quiere decir, que pronto traerán a Santiago y ya podré jugar y observar su rutina, y sus avances, ya dice más palabras, pero todavía no sabe mi nombre solo dice guagua u, refiriéndose a mí y sonriendo, pero Nana no deja que me toque y si lo hace a pesar de que yo me quedo quieta y lo dejo hacer, ella lo alza en brazos y va directo a lavarle las manos y la carita, entiendo que es por su bien, pero hoy no le hizo mucha gracia a Santiago que protestó y hacía gestos como de querer estar conmigo, pero todavía es pequeño, pronto va a cumplir un año, y en casa cuentan los días, para que tenga su primera reunión familiar, además de la Navidad que pasamos hace algún tiempo, pero que él no notó mucho por ser pequeñito, seguramente que para las próximas Navidades y Reyes, ya será diferente, porque he de reconocer que desde que llegó Santiago a nuestras vidas, hay mucha más alegría en el ambiente y yo me siento contenta y agradecida de formar parte de esta familia.
Hora de la siesta, Nana ha acostado a Santiago que se ha quedado rendido, y yo me voy a mi cojín a observarlo, por si pasa algo y avisar a Nana, ella se ha sentado en su sillón de costumbre a tejer a ganchillo, y teje tan rápido, que no entiendo qué hace, pero sí observo que lo que está haciendo crece, dice que es un regalo para Santiago, veremos cuando lo termine, ahora la que tiene sueño, soy yo, solo espero que lleguen mis dueños para salir al parque, me estoy quedando dormida…
Princesa y su Mundo, Pinguin Random House, abril 2014.

Sólo le pido a Dios, que me siga dando inspiración para seguir contando historias, de diferente naturaleza, pero que motiven y llenen esta alma mía, tan inquieta y con tantas ganas de contar y compartir lo que he aprendido, lo que aprendo, lo que descubriré.

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros.

Mireya Pérez


lunes, 13 de marzo de 2017

Manantiales de Armonías: Lo que nos enseñan los nietos....

Manantiales de Armonías: Lo que nos enseñan los nietos....: Todos saben que soy una ¨abuela enamorada¨de su nietos, jajajaja. Pues cada momento que la vida me permite compartir con mis locos ba...

Lo que nos enseñan los nietos....



Todos saben que soy una ¨abuela enamorada¨de su nietos, jajajaja. Pues cada momento que la vida me permite compartir con mis locos bajitos, los aprovecho al máximo, pues la vida me la planteo, en el ¨tiempo de calidad¨y no en la cantidad del tiempo.

Así que este viernes, agarré un Ferry y me lancé a la aventura de compartir con mi hija y mis nietos, un fín de semana especial, sin motivo alguno, sólo la fortuna de poder, en un momento dado, decidir ir y disfrutar... Tan sólo eso, y ha sido maravilloso!!!.

Siempre voy dispuesta a compartir y asimilar los grandes y pequeños avances que ellos van haciendo en su mundo a escala, son niños de 6 y 4 años respectivamente, siendo cada uno, un reflejo de sus padres, la mayor, se parece mucho al padre, y el pequeño es igual a la madre, mi hija. Pero luego, vienen los contrastes, pues la personalidad de cada niño es particular y especial, la nena es tímida y estudiosa, ordenada y muy concentrada... El varón, es dicharachero y alegre, espontáneo y siempre sonriente, es el niño que le roba el corazón a todas las maestras, jajajaj. Pero la nena, nos lo roba, por lo inteligente y por su capacidad para razonar las cosas y explicarlas con palabras sencillas, pero con una lógica que te desarma, pues es ¨muy chica¨, no es adulto, pero habla como uno, jajajajaj. ¡Abuela al fin!!! jajajajaj.

De vez en cuando, medito, y en una de esas, me había olvidado de que ellos estaban cerca, y zas!, me cazaron haciendo meditación, y ¿saben qué descubrí?. Pues que a ellos les están enseñando a ¨respirar¨como hacía yo hasta ese momento, antes de las clases de Gimnasia Rítmica y de Kárate. Incluso me hablaron de lo ¨raro¨ que era, al principio el vocablo ¨Ohms¨...

Recordé los diferentes vídeos que he visto en Youtube, donde aconsejan a los maestros de primaria para que los niños aprendan a ¨meditar¨desde pequeños, y me hizo también recordar a las chicas de la ONG donde he trabajado, porque de vez en cuando nos hacen ejercicios de respiración y mindfulness, para oxigenar nuestro cerebro y así poder entrar en nuestro propio mundo, en ese donde sólo estamos cada uno de nosotros, con nuestro propio yo...

Ese sólo ejemplo de los niños, me ha dejado un dulce momento para recordar y atesorar, siento que van por muy buen camino, que los maestros que tienen, se preocupan no sólo porque aprendan, en el sentido literal del conocimiento, sino que también, los van introduciendo en el mundo del conocimiento de sí mismos. Aplaudo todas las iniciativas que llevan a nuestros hijos y nietos a ser mejores seres humanos, a reciclar los elementos que usamos, a no desperdiciar las cosas, a buscarle una utilidad a todo, y a ser inquietos y buscadores de conocimientos. ¡ Me encanta!.

Antes, cuando iba a su casa, en las noches, yo les leía o contaba algunos cuentos, ahora, ellos me los leen a mí, jajaja, y lo hacen ¡ tan bien!, jajajaja. Sólo cuando leen alguna palabra que no conocen, se paran y te preguntan qué significa o por qué, el cuento no termina con un final feliz, entonces les explicamos que se llaman moralejas, que son cuentos con aprendizajes sobre la vida, sobre las buenas costumbres o el por qué la gente debe actuar con responsabilidad... Ellos asienten y te dan un ejemplo adicional, y te das cuenta que aprenden de forma rápida y sensata.

Los nietos crecen, el tiempo pasa y en algún momento, cuando mi nieta esté mayor, miraré  estos relatos y sentiré nostalgia, pero la vida sigue y yo estoy anhelante de compartir todos los que la vida me pueda brindar, para hacer así alarde del ¨tiempo de calidad¨que tanto defiendo y he defendido siempre. Sólo espero que, cuando ya no esté en este plano físico, ellos recuerden las pequeñas anécdotas surgidas, en noches de pijamas con esta abuela a la que ellos llaman ¨la abuela Tati y la abuela Alegría¨...

Dios bendiga a todos y cada uno de nuestros hijos y nietos, reflejo de ese gran amor, que sentimos por ellos y que podamos dar gracias  siempre por lo maravilloso que es amar y ser amados.

Mireya Pérez